PyMEs – BENEFICIOS FISCALES PARA LA ACTIVIDAD DE SEGUROS

Cabezal chico

Luego de más de quince años de su exclusión, las actividades de servicios de seguros e intermediación financiera han sido incluidas dentro de la definición de micro, pequeña o mediana empresa1.
En nuestro país y a nivel global, Las PyMEs poseen una gran potencialidad de crecimiento de acuerdo a las necesidades que se presentan en los diversos sectores. Éstas son importantes generadoras de trabajo y permiten una distribución geográfica más equilibrada del uso de recursos, de la producción, y de los ingresos. Asimismo, son flexibles ante los vertiginosos cambios tecnológicos y económicos y tienen la capacidad dinámica para detectar nuevos procesos, productos y mercados.

Retrotrayéndonos en la historia de las PyMEs en nuestro país, desde la entrada en vigencia de la Resolución N° 24/2001 emitida por la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa2 se excluyó en forma expresa de la definición de micro, pequeñas o medianas a las empresas que desarrollaban la actividad de intermediación financiera y servicios de seguros.
A mediados de agosto 2017, la SePyME emitió la Resolución 240-E, a través de la cual se actualizó la mencionada definición incorporando como nuevas actividades económicas la de seguros y financieras, siempre que su activo sea menor a 100 millones de pesos y se enmarquen en los topes de facturación vigentes.

A partir de dicha modificación, y en el marco del Programa de recuperación productiva iniciado en 2016, se les otorgó la posibilidad de gozar de un tratamiento impositivo especial con el objeto de lograr un mayor fortalecimiento de las PyMEs. Ante ello, se ampliaron las medidas de alivio fiscal para ambos sectores y se otorgó acceso al crédito y fomento de nuevas inversiones.

Entre los diversos beneficios fiscales previstos actualmente por la legislación, destacamos los siguientes:
1. Exclusión de oficio en el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta -liquidación anual-.

2. Cancelación diferida del IVA: Si bien mensualmente los contribuyentes del Impuesto al Valor diferido deberán presentar formalmente la declaración jurada, el saldo que resulte de ésta se diferirá 90 días y vencerá en el segundo mes inmediato siguiente al de su vencimiento original.

3. Impuesto a los créditos y débitos bancarios en carácter de pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias: los contribuyentes categorizados como micro y pequeña empresa podrán computarse el 100% del impuesto efectivamente ingresado sobre las acreditaciones y sobre los débitos bancarios.

4. Certificado de no retención IVA: Cuando las declaraciones juradas3 de IVA de las micro empresas arrojen un saldo de libre disponibilidad durante DOS (2) períodos fiscales consecutivos anteriores al pedido, podrán solicitar el mencionado certificado.

En el caso particular de las pequeñas y medianas empresas Tramo 1, además del requisito descripto en el párrafo precedente, el saldo de libre disponibilidad en la última DDJJ de IVA vencida a la fecha de la solicitud, debe ser equivalente como mínimo al 10 % del promedio del impuesto determinado en las DDJJ de los últimos DOCE (12) períodos fiscales.

5. Régimen de fomento de inversiones en bienes de capital y/u obras de infraestructura: Se benefician las inversiones en la fabricación, la importación y la compra de bienes nuevos o usados, excluyéndose los automóviles. Comprende a los activos fijos tangibles que se destinen a ser utilizados como bienes de uso y no los que se comercialicen.

a) Se podrá solicitar la conversión en un bono de crédito fiscal el IVA de las inversiones que integre el saldo técnico en la última DDJJ presentada al momento de la solicitud del beneficio. Las empresas que obtengan este beneficio no podrán reducir los trabajadores en relación de dependencia en un 5%, sobre la plantilla que tuvieron en promedio durante el ejercicio anterior. 

b) Será factible computar como pago a cuenta el 10% sobre el valor de las inversiones productivas con el límite del 2% sobre el promedio de los ingresos netos obtenidos en concepto de ventas, prestaciones o locaciones de obra o de servicios correspondientes al año fiscal o ejercicio anual en el que se realizaron las inversiones y el anterior.

6. Programa de Innovación Digital PyME: Acceso a descuentos y a financiamiento para comprar equipos informáticos, realizar capacitaciones y desarrollar el comercio electrónico de tu PyME.

A los fines de encuadrar a una empresa dentro de la categoría de PyMEs se utilizan los siguientes parámetros:
Sector económico: Son cinco los sectores en los cuales corresponde encuadrar a la empresa a categorizar, a saber: Agropecuario, Industria y Minería, Comercio, Servicios y Construcción. En el caso particular de los PAS, corresponde incluirlos en el sector de servicios.
Facturación: Se utiliza el promedio de las ventas, sin impuestos, de los últimos tres años para clasificar a las empresas en micro, pequeñas, medianas Tramo I y medianas Tramo II.
A continuación detallamos las escalas y límites de facturación actualizados al mes de septiembre 2017 conforme lo previsto en la Comunicación “A” (Banco central de la República Argentina) N° 6326.

cuadro23

Conforme datos publicados por el Ministerio de Producción en junio 2017, más del 90% de las empresas en Argentina son PyMEs. Ante ello, es necesario continuar en búsqueda de alternativas de solución que permita la supervivencia de las dichas empresas dentro de un mercado altamente competitivo.
En conclusión, recomendamos a los Productores Asesores de Seguros evaluar si recaen en la categoría de micro, pequeña o mediana empresa y, de corresponder, comenzar a gozar de los beneficios mencionados ut supra para alivianar la carga fiscal.