La importancia de los microseguros y la situación actual en Argentina

 

Desde hace años oímos hablar dentro de la industria de los famosos “microseguros” y su poco desarrollo en el país, comparándonos con la región (Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, México y Brasil por ej.), pero poco hemos leído o escuchado acerca de los avances en la materia en este último tiempo.

La resolución 126/2018 de la SSN, publicada en febrero de 2018, abre un panorama completamente distinto para la materia, ya que se materializa formalmente la existencia de los microseguros como tales, dándose el marco legal general para su desarrollo, con el acierto de no caer en demasiadas especificaciones que en el mediano plazo terminen obstaculizando procesos de crecimiento de los mismos, como ocurrió en algunos países de África. A partir de la norma específica para los microseguros, el primer beneficio que trae aparejado es la distinción entre los microseguros puros y los “pequeños seguros” que para comenzar de manera ordenada, creo que es importante conocer su definición y algunas características esenciales:

Definición de micro seguro: El micro seguro es un mecanismo para proteger a las personas de bajos recursos contra el riesgo (por ejemplo: accidentes, enfermedades, muerte en la familia, y desastres naturales) a cambio de pagos establecidos acorde a sus necesidades, ingreso y nivel de riesgo. Está dirigido principalmente a trabajadores de bajos ingresos del mundo en desarrollo, especialmente aquellos de la economía informal que tienden a estar subatendidos por esquemas de seguro social y aquellos comerciales convencionales. (Definición de la OIT que se toma como válida a nivel mundial)

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL MICROSEGURO La palabra “microseguro” tiene su aparición a comienzo de los años noventa con el crecimiento del conocido “microcrédito” y la necesidad de cubrir este tipo de préstamos. Es por esto que de la mano de los microcréditos, todo este nuevo concepto ha evolucionado a través de los años, lo cual le ha permitido adquirir un mayor número de aspectos determinantes que caracterizan su naturaleza.

EVOLUCION EN LATINOAMERICA El tamaño actual del mercado cubierto por microseguros de vida en América Latina alcanza aproximadamente los 7.6 millones de personas, con un alto grado de concentración en Perú y Colombia. Hoy en 19 países de Latinoamérica y Caribe existen programas de microseguros, provenientes de 58 empresas aseguradoras, con un aproximado de 52 millones de personas que al menos poseen una póliza de microseguros. Esto equivale a 480 millones de dólares en primas emitidas. ( reporte 2017 Microinsurance Network)

A nivel mundial el mercado de los microseguros cubre a 500 millones de personas y tiene su mayor crecimiento en el mercado asiático ( 172 millones) de la mano de los microseguros de vida y salud, en países como Filipinas, India, Indonesia, etc. ( Impact Insurance)

Para las aseguradoras, los microseguros crea una oportunidad para acceder a nuevos mercados y construir un fuerte valor de marca que puede ser utilizado para la venta de productos de seguros convencionales en el futuro, es una situación de ganar-ganar: las aseguradoras ayudan a los que necesitan con urgencia el acceso a los seguros, esto a su vez es compatible con los objetivos económicos a largo plazo de las aseguradoras (SwissRe, 2010).

En el contexto internacional, son dos reconocidas variedades principales de microseguros – la una, que se centra en la ampliación de la protección social a las personas de bajos ingresos debido a la ausencia de un sistema de gobierno adecuado; y la otra, que ofrece un servicio financiero vital para las mismas personas, desarrollando un modelo de negocio que permite la formación de un segmento de mercado rentable (o sostenible) a las aseguradoras comerciales o cooperativas.

¿Qué parámetros debe cumplir para ser un micro seguro?

– Costo adecuado: El costo mensual de la prima debe estar cercano al 2% del salario mínimo vital y móvil del país donde se emita ( OIT).

– Fácil adquisición. Cuentan con requisitos sencillos para que el contratante no realice trámites complicados, como exámenes médicos; y sólo requiere que el asegurado declare su estado de salud; también cuentan con mecanismos simplificados para el cobro de primas.

– Contrato sencillo. El objetivo del contrato es que todos comprendan lo que están adquiriendo, por lo que las condiciones no se encuentran escritas en términos técnicos que pudieran dificultar su comprensión.

– Sin deducible ni coaseguro. No establecen pagos de deducibles, coaseguros ni cualquier otra forma de participación del asegurado.

– Sumas aseguradas. Los límites de indemnización regularmente son pequeños debido a que los riesgos a cubrir también lo son.

– Pago de siniestros de manera abreviada: el proceso de pago del siniestro debe ser simple y rápido, para no ocasionar perjuicios adicionales al asegurado en situación de vulnerabilidad.

CANALES DE COMERCIALIZACION

Este tipo de seguros cuentan con canales alternativos de distribución para su comercialización, ya que la mayoría de los productores o ejecutivos tradicionales no comercializan micro seguros porque sus primas son relativamente pequeñas y por consecuencia sus comisiones también lo son. Así, algunos canales de distribución de estos seguros son:

a) Los agentes dedicados a este segmento específico del mercado.
b) Las uniones de crédito, el personal de las cooperativas, bancos, cooperativas de productores agrícolas, entre otras instituciones.
c) Empresas de seguros especialmente enfocadas en este mercado (BIMA, MICROENSURE, FASECOLDA, etc.)
d) Mediante plataformas tecnológicas de acceso masivo (compra por app, acuerdos con operadores móviles, o con empresas masivas, etc.).

SITUACION ACTUAL, DESAFIOS E INCONVENIENTES:

A pesar del fuerte crecimiento experimentado, la expansión del microseguro se encuentra con barreras importantes:
Primero, la falta de acceso al mercado asegurador de las personas más vulnerabes unido a la falta de cultura financiera en general y aseguradora en particular. Es evidente que si los clientes no entienden en qué medida un seguro es una herramienta para mitigar el riesgo y los beneficios que pueden encontrar en él, difícilmente llegarán a su contratación. A esto hay que añadir que un producto vendido a una persona de recursos limitados tiene un coste inferior que un seguro tradicional, sin embargo, medido en términos de impacto sobre su economía familiar supone una inversión considerable, en ocasiones, difícil de asumir.

Segundo, las entidades aseguradoras se encuentran con una problemática especial. Los microseguros no son directamente escalables de los productos tradicionales que ofrecen y precisan nuevas líneas de negocio que, en principio, no parecen ser rentables por las coberturas y primas bajas que requieren. Esto les obliga a crear productos bien administrados, con estructuras de gastos eficientes y, lo que es más importante, desarrollados a gran escala.

A modo de conclusión esperamos que con el transcurso del tiempo la demanda de microseguros aumente en la Argentina como lo hemos visto en otros países.